miércoles, 14 de septiembre de 2011

NADIE ES IMPRESCINDIBLE

Hubo un tiempo en que uno creía, a pie juntillas, en lo que afirmaba Bertolt Brecht en uno de sus versos más conocidos. Decía el poeta y dramaturgo alemán que hay en este mundo hombres imprescindibles: los que luchan toda la vida. Hoy pienso sin embargo que todos los cementerios del planeta están llenos de imprescindibles. Porque no hay político, deportista, financiero, magistrado, capataz, militar o periodista que sea imprescindible. Todo esto viene a cuento por las lesiones de dos jugadores de la UD Las Palmas, Viera y Vitolo, piezas fundamentales en el inicio de liga del equipo amarillo. A la lesión de Vitolo el domingo en el partido ante el Nastic de Tarragona se unió el martes la de Viera en un entrenamiento rutinario. Aunque es una fractura en la mano derecha, el proceso de recuperación puede durar dos o tres semanas. Dos bajas, decía, importantes. Pero hay recambios en una plantilla que se ha confeccionado para una larga temporada. Ahí está hombres nuevos como Portillo o canteranos como Artiles para suplir a los lesionados. Juan Manuel Rodríguez es un entrenador de recursos y hay que confiar en su sabiduría para plantear el partido del sábado ante el Córdoba. Imprescindible, en todo caso, es la afición; sin ella no existiría la UD Las Palmas.